La izquierda rota

eneko

Nos dejó advertidos Gil de Biedma: De todas las historias de la Historia la más triste sin duda es la de España porque termina mal.

Pero Susana, Patxi, Pedro, Pablo, Íñigo, Teresa –nombrémosles en confianza a pesar de la desconfianza que nos inspiran- parecen empeñados en aumentar nuestra tristeza: de todas las historias de la izquierda, la más triste es la historia de la izquierda de nuestro país, siempre acaba rota.

Así, el PSOE parece decidido a dilapidar el capital político de sus gobiernos de los ochenta; y aun de los avances en derechos cívicos de la etapa de Zapatero. Y en medio de una crisis sin precedentes de las socialdemocracias de entresiglos, se afanan en convertir su drama –que es el de todos- en comedia: los del no es no abucheando públicamente a los del no va a ser que sí; y éstos, qué decir. Una opereta.

Mientras,  el podemismo entregado a debates tan innecesarios como ininteligibles. Partido el partido en facciones que ya uno casi no puede seguir, consumiendo las energías en lo interno, en lo orgánico, en vez de mirar y sumar a las amplias bases sociales a las que convencieron de que sí se podía. (Quien iba a decir a los dogmáticos izquierdistas de los setenta, que tanta mofa hicimos de los troskos –“¿Qué es un trotskista? Un partido. ¿Y dos trotskistas? Un partido y una corriente. ¿Y tres trotskistas? Un partido, una corriente, y una escisión…”– que los anticapis iban acabar convirtiéndose en la corriente más cohesionada de la nueva política.)

Vamos, que el 20-J, y el 20-D, y el 24-M, no parece depararnos la ilusión de un principio –Borges-, sino el déjà vu de todos los finales impregnados de ceguera y cainismo.

Los votantes que aspirábamos a que los gobiernos de izquierda revirtieran las políticas del austericidio, que se abriera una etapa progresista con una derecha noqueada si no en el rincón de la Historia si al menos en el de los juzgados y las comisiones de investigación, no vamos a ver, siquiera, los presupuestos autonómico y municipal aprobados en consenso, tiempo y forma.

Joder, qué tropa. No sé de qué se quejaba Romanones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s